5 Errores que debes evitar en tu dieta

Dieta y entrenamiento se encuentran estrechamente vinculados, por eso,  no sólo debemos atender a cómo realizamos los ejercicios de la rutina, sino también, la dieta que acompaña la misma. A continuación te mostramos algunos errores frecuentes en la dieta de los que normalmente empiezan a entrenar.

deitas

  • Beber demasiada agua en poco tiempo, antes y/o durante el entrenamiento: la ingesta de mucho líquido de golpe puede generarnos reflujo ante el movimiento, distender el estómago, causar molestias e incluso, puede colmar nuestra vejiga y causar incomodidad o el deseo imparable de ir al baño. Lo mejor es distribuir la ingesta de líquido y beber de a pequeñas dosis todo el tiempo.
  • Entrenar en ayunas: si bien comer mucho antes de ir a entrenar no es bueno, el opuesto tampoco es recomendable. Tu cuerpo se está recién iniciando en un entrenamiento y sin nada en el estómago, puede reaccionar con mareos, náuseas y bajo rendimiento en el gimnasio.
  • Realizar una comida copiosa al terminar la rutina: si entrenas con objetivo de quemar grasas o perder peso, lo peor que puedes hacer es comer en exceso al finalizar el entrenamiento, pues que estés moviéndote más no justifica comidas abundantes.
  • Olvidar las frutas y verduras en la alimentación diaria: si bien es cierto que cuando entrenas necesitas un poco más de proteínas e hidratos para tu cuerpo, un grave error es olvidar que las vitaminas y minerales son de gran ayuda para ganar músculo, para perder peso y sobre todo, para cuidar la salud. Por lo tanto, no debemos dejar de incluir frutas y vegetales en la dieta habitual.
  • Comer mucho justo antes de entrenar: el estómago llego puede generarnos muchos malestares al momento de entrenar, más aun si el movimiento es notable. Por eso, lo mejor es comer al menos una hora antes de asistir al gimnasio .
Anuncios

La Paleodieta

¿Qué es?

La paleodieta o la dieta del paleolítico, propone un modo de alimentación que imita a nuestros antepasados, aquellos cazadores recolectores que no tenían sofisticadas técnicas de cocina sino alimentos en su estado más natural posible, sin procesamiento alguno.

Este tipo de dieta se ha propuesto como una alimentación sana y últimamente, se promociona como una alternativa válida para adelgazar.

descarga

Ventajas:

  • En los alimentos de origen animal podemos encontrarnos con las carnes magras, huevo y pescado. Las carnes magras encontraremos menos cantidad de grasa.
  • Se consumen ácidos grasos insaturados, procedente de los pescados, y también procedentes del gran consumo que había antes de frutos secos y semillas.
  • Al ser todo natural se evita el consumo de conservantes y alimentos procesados por lo que evitamos consumir en exceso grasas saturadas.
  • Antes no había bebidas alcohólicas y tampoco refrescos, por lo que aumenta el consumo de agua.
  • Mayor consumo de proteínas.
  • También aumenta el consumo de micronutrientes (vitaminas y minerales), ya que se consumía frutas y verduras.

 

Inconvenientes:

  • En aquellos tiempos no se consumían cereales y legumbres, por lo que esta dieta evita su consumo.
  • Tampoco se consumía productos lácteos ni leche.
  • El escaso consumo de carbohidratos, ya que tampoco se consumía ni pasta ni arroz.
  • Puede ser difícil a la hora de conseguir los alimentos con las características que esta dieta permite.

La Dieta Mediterránea, la dieta ideal.

¿Qué es?

La Dieta Mediterránea es una valiosa herencia cultural que representa mucho más que una simple pauta nutricional, rica y saludable. Es un estilo de vida equilibrado que recoge recetas, formas de cocinar, celebraciones, costumbres, productos típicos y actividades humanas diversas.

dieta4

¿Por que esta considerada una dieta ideal?

La dieta mediterránea está considerada como una dieta saludable y equilibrada, consumiendo cereales, frutas, legumbres, hortalizas, aceite de oliva, pescado y frutos secos, en menor cantidad huevos, lácteos y carne.

La dieta mediterránea es pobre en ácidos grasos saturados y un alto contenido en ácidos grasos mono insaturados más procedente del aceite de oliva.

El pescado nos proporciona una alta cantidad en proteínas y los ácidos grasos serán no saturados, al igual que en los productos vegetales.

Las legumbres nos proporcionan proteínas, carbohidratos, fibra, micronutrientes y bajo contenido en grasas.

Los frutos secos tienen un alto nivel en proteínas, bajo nivel en grasas saturadas, alto nivel en grasas mono insaturadas, y nos aporta el ácido linoleico (omega 6) y el ácido linolénico (omega 3), también posee minerales y vitaminas.

Las frutas y verduras poseen un alto contenido en vitaminas y minerales esenciales en nuestro organismo.

Los cereales nos aportan hidratos de carbono, fibra, proteínas, lípidos, minerales y vitaminas.

 

Es por esto por lo que la dieta mediterránea es tan importante porque contienen todos los elementos necesarios y un bajo nivel en grasas saturadas.